Uruguay vence el coronavirus sin cuarentena

Uruguay logró frenar la proliferación del coronavirus. Mientras que en los demás países de la región la cantidad de infectados por la COVID-19 va en aumento, la situación de Uruguay es la opuesta: no se aplicó una cuarentena general obligatoria y la actividad comercial no fue interrumpida en su totalidad, pero aún así disminuyó el número de contagiados que se detectan por día.

El 13 de marzo, se conocieron los primeros cuatro casos positivos de coronavirus. De inmediato las autoridades uruguayas decretaron la “Emergencia sanitaria” y decidieron aplicar cinco pasos para hacer frete a la pandemia.

Las medidas fueron: la suspensión de clases, eventos masivos y actividades no esenciales, el cierre de las fronteras internacionales y la aplicación de la “Operación todos en casa”, que permitió la repatriación de ciudadanos uruguayos varados en el exterior.

En cuanto a los cuidados para evitar los contagios, en lugar de ordenar un confinamiento obligatorio para la población, el Gobierno recomendó limitar las salidas de los hogares. “Si se toman los recaudos, si se aplica el distanciamiento social y se usa tapaboca, salir no está desaconsejado”, justificó el presidente Luis Lacalle Pou.

Así Uruguay, al igual que Suecia en Europa lograron buenos resultados frente a la COVID-19 sin necesidad de aplicar medidas extremas y sin frenar su economía.