Teniente del Ejército es cuestionada por fortuna supuestamente ilícita

De acuerdo con la información que circula en redes sociales y publicada por el reconocido líder estudiantil y activista Alejandro Villanueva, una teniente del Ejército Nacional identificada como Katherin Santamaría tendría bienes que pueden adquirirse con una fortuna, pero su sueldo escasamente supera los dos millones de pesos.

La mujer sería propietaria de una finca y de un vehículo BMW valorado en más de 200 millones de pesos. “Mucha tesa para que con ese sueldo se pueda haber comprado ese carro ¿o será que ese carro fue comprado con plata ilegal?”, señala el denunciante.

Teniente Santamaría / Fuente: Twitter
Teniente Santamaría /Fuente: Twitter.

Las denuncias de activistas sociales

Alejandro Villanueva es un líder estudiantil y activista social reconocido por participar activamente del estallido social que tiene lugar en Colombia desde el pasado miércoles 28 de abril.

Tal movimiento tendría como finalidad la abolición de las injusticias sociales en Colombia, por lo que sus voceros denuncian cualquier irregularidad que se pueda traducir en actos de corrupción.¿Dineros ilícitos de teniente del Ejército?

Villanueva utilizó sus redes sociales para cuestionar de manera pública los bienes que ha adquirido y ostentado la teniente del Ejército que él mismo identifica como Katherin Santamaría.

Al parecer, la mujer posee una finca en el municipio colombiano de Melgar, y sería la orgullosa dueña de un vehículo BMW serie 5 de alta gama que, según asegura Villanueva, estaría valorado en unos 239.900 millones de pesos.

La teniente habría filmado varios videos a bordo de su carro presumiendo su nueva adquisición y acumulando más de nueve mil reproducciones en Twitter.

Sin embargo, Villanueva asegura que la teniente solo devenga la cifra de 2’150.720 pesos, un salario que es bastante promedio como para tener la posibilidad de adquirir una finca y un vehículo de ese tipo, y que no proviene de una familia pudiente.

Por ello, muchos se cuestionan cómo Santamaría pudo haber adquirido tales bienes con un salario mensual que solo supera, por poco, los dos salarios mínimos, e incluso existen rumores de quienes sospechan que podría tratarse de dineros de dudosa procedencia o actividades ilegales como el sonado caso de Jenny Ambuila.