Taxista en Cartagena, primera víctima del coronavirus en Colombia

Se trata de Arnold de Jesús Ricardo Iregui, quien había transportado a varios turistas italianos en su vehículo. Su hermana en este momento también es portadora del coronavirus.

Arnold de Jesús Ricardo Iregui, el hombre de 58 años que trabajaba como taxista en Cartagena, es la primera víctima mortal que deja el coronavirus en Colombia. Así lo confirmó el Ministerio de Salud y Protección Social en Colombia a través de un comunicado y el propio director de esa cartera Fernando Ruiz Gómez en un video.

Como lo  relata el documento del Gobierno, el pasado 4 de marzo Ricardo Iregui trasportó en su vehículo a turistas italianos, y dos días después presentó los primeros síntomas de tos con expectoración, fiebre y dificultad respiratoria. Era un ciudadano con hipertensión y diabetes no tratadas.

“El paciente fue atendido desde el 13 de marzo en una clínica de Cartagena, y su muerte se produjo el 16 de marzo. Dos muestras fueron analizadas por el Instituto Nacional de Salud. La primera dio un resultado negativo, y la segunda no fue tomada adecuadamente en la clínica cartagenera, por lo que su resultado también dio negativo en coronavirus”.

Agrega el comunicado que debido a los síntomas presentados por el paciente y al hecho de que los exámenes realizados a su hermana y cuidadora hubieran arrojado un resultado positivo, el Instituto Nacional de Salud decidió mantener abierta la investigación, que concluyó que la única fuente posible de contagio de ella fue el paciente fallecido.

El 21 de marzo se encontraron similares resultados de laboratorio en las muestras tomadas al médico que atendió al paciente en la primera consulta y en una pasajera que había abordado el taxi en días anteriores.

Como expresó Martha Lucía Ospina, directora del Instituto Nacional de Salud, a pesar de los resultados de laboratorio, la información disponible es concluyente para atribuir la muerte al nuevo virus.

Liliana Ricardo, hermana del taxista fallecido y quien también es portadora del virus Covid-19, le dijo en su momento a EL HERALDO que estaba convencida que Arnold De Jesús sí había muerto por coronavirus.

La mujer también denunció negligencia médica por parte de los médicos que lo atendieron en un principio.

“Pienso que desde el principio debió ser atendido en UCI. Él no fue atendido bien, los medicamentos no los suministraban a la hora que era, cuando sentía que no podía respirar bien, teníamos que esperar más de una hora. A mí también me trataron mal, en cuarentena, sin control médico, sin alimentación, sin líquido y aislada junto a mi hermano”.

Arnold, quien era viudo, deja a tres hijos.