Selección Colombia: balance frente a los grandes en la Copa América

La Tricolor se enfrentó a Brasil en la fase de grupos, a Uruguay en cuartos y a Argentina en semis.

La Selección Colombia se enfrentará este viernes a Perú por el tercer puesto de la Copa América 2020. La Tricolor, dirigida por Reinaldo Rueda, cayó en la tanda de los penaltis contra el combinado argentino y le dijo adiós a la lucha por el título del certamen de naciones.

A pesar de la eliminación, la imagen de la Tricolor en los últimos partidos fue favorable, y es que en sus tres últimas salidas se midió con los grandes del continente: último partido de la fase de grupos contra Brasil, cuartos de final contra Uruguay y semifinal contra Argentina.

Brasil: El resultado puede ser engañoso a lo que se vio en cancha. En el Olímpico Nilton Santos, Colombia lució ordenada y fuerte entre líneas. De hecho, se fue arriba en el marcador en el minuto 10 y fue hasta el final del segundo tiempo que la Verdeamarela empató el juego, con polémica, y se terminó llevando los tres puntos.

Luis Díaz anotó un golazo, pero, tras la situación controversial con las decisiones de Néstor Pitana, el equipo se desconcentró y dejó escapar el partido. 75 minutos buenos, de ahí para adelante fueron para el olvido.

Uruguay: El orden defensivo es una de las características de los equipos de Rueda y contra los charrúas fue notable el desempeño del equipo en este aspecto. Se crearon oportunidades de gol, pero Zapata no la pudo meter. Muslera tuvo una buena noche. Luego, en los penaltis, David Ospina se vistió de héroe y le puso la cereza al postre tras una buena presentación de la Selección.

La falta de eficacia es la deuda pendiente de la Tricolor, en este juego, como en los primeros, se desaprovecharon grandes oportunidades de gol. Hay que corregir.

Argentina: Contra la Albiceleste, la desconcentración de los primeros minutos pasó factura. Al minuto 7, Lautaro Martínez abrió el marcador; sin embargo, el equipo reaccionó e hizo méritos para igual el encuentro. Luis Díaz despertó la ilusión de clasificar ala final con el golazo que sentenció el empate, pero esta vez la suerte de los penales no estuvo del lado amarillo y los argentinos se quedaron con el boleto. Faltó personalidad para sobreponerse al clima tenso de los lanzamientos. Emiliano Martínez, arquero de Argentina, sacó provecho de sus palabras y terminó como la gran figura.

Así las cosas, más allá de los aspectos por corregir, sobre todo la falta de gol, Colombia se mostró compacto y fuerte al momento de enfrentar a los grandes del continente. La idea de juego es clara, bajo el esquema de 4-4-2, el orden defensivo es la prioridad y es desde allí que se construye el equipo.