Representante César Lorduy protagoniza escandalosa historia de acoso sexual a joven universitaria

La Confederación Colombiana de Ciudadanos Contra la Corrupción no solo investiga y denuncia el robo inmisericorde de los recursos públicos, también lo hacemos cuando se atenta contra la fe pública, se patrocina la corrupción moral y se degradan los principios éticos por parte de los funcionarios públicos y dirigentes políticos elegidos popularmente.

Antes de entrar en detalles queremos presentar excusas a la esposa y familiares del representante a la Cámara por el Atlántico César Lorduy por la incomodidad y disgusto que les pueda causar esta nota y los audios anexos, pero se trata de un personaje público sobre quien recae la esperanza de una región para que trabaje por un mejor futuro material, social y moral.

Nuestros parlamentarios no han entendido que todos los colombianos somos sus jefes, nosotros les pagamos para que realicen su trabajo no sólo bajo parámetros de calidad y eficiencia, sino que representen los más altos estándares de pulcritud ética y moral en sus actos.

Nuestros funcionarios elegidos popularmente deben saber que representan el sentir de la gran masa de este país y que dirigen con su ejemplo de vida y de trabajo lo hilos para mejorar cada día la sociedad que ha depositado todas su confianza en ellos. Ellos son el farol moral para nuestra juventud, que verá en sus acciones una guía ejemplar para replicar y engrandecer los valores de convivencia, paz y armonía.

Ser elegido para formar parte de uno de los tres poderes públicos, en este caso el legislativo, es un honor que no un merecimiento. La honrosa distinción del elector al momento de elegir compromete un comportamiento ético y moral del elegido más allá de toda duda.

Igual que su amigo Carlos Prasca

Igual que su amigo, el ex rector de la universidad del Atlántico Carlos Prasca, denunciado e investigado por perversión y lascivia a estudiantes, y a quien ayudó a elegir a través de una triquiñuela jurídica patrocinada por el entonces gobernador Eduardo Verano, el parlamentario César Lorduy se encuentra hoy protagonizando una desvergonzada historia de acoso sexual a una joven universitaria.

Recuerde el lector que César Lorduy fue la fórmula a la Cámara de Representantes del senador Arturo Char, por el partido Cambio Radical, y que gracias a la elección de Carlos Prasca como rector de la universidad del Atlántico, se capitalizó un buen caudal de votos que lo llevó al Capitolio Nacional.

Todo comenzó cuando la joven universitaria, cuyo nombre quiere mantener en reserva por su seguridad y la de su familia, quiso anotarse como una seguidora más de la cuenta de twiter del representante Lorduy. Como estudiante de derecho estaba interesada en saber en qué estaban trabajando los parlamentarios de sus departamento.

Las primeras conversaciones.

“Yo tengo una cuenta en twitter en la que opino de todo, de temas de política, personales y hace aproximadamente dos meses recibí un mensaje de la cuenta de twitter de Cesar Lorduy que me agradecía haberlo seguido, seguí su cuenta como la que sigo de otros personajes políticos de la ciudad”, explicó la joven.

Pero el representante Lorduy quería más y comenzó un juego muy parecido al que describimos con el caso el ex rector Carlos Prasca, que valiéndose de su cargo y poder lograba atrapar a su presa.

“Luego me expresó que le gustaban mis mensajes, por un momento creí que estaba tratando con una persona ‘seria’, ‘honorable’, lo cual no es así. Han sido dos meses de coqueteo digital, de ofrecimiento de rosas y detalles los cuales no acepté. Pasadas varias conversaciones más ya el tono fue cambiando a conversaciones morbosas, ya no hablábamos por twitter sino que me dio su número personal e insistía en hablar conmigo en verme, me acosaba y un día llegó una llamada telefónica la cual acepté y la acepté para ver la calaña de persona con la cual estaba hablando y para ver hasta donde iba a llegar este tipo”, anotó la joven.

La joven siguió recibiendo de parte del representante Lorduy toda clase de propuestas, conversaciones soeces, fotografía en su oficina, videos pornográficos y hasta una fotografía de su miembro viril. Estas son las pruebas:

 

 

 

Días después la joven aceptó una llamada que terminó convirtiéndose en una escena triple X entre un señor adulto y una jovencita sobre excitada. Ella asegura que lo hizo “para saber hasta donde iba a llegar, lo que hice fue fingir una conversación morbosa”.

“Desde que me habló, sabía que era un político de esta ciudad. Había escuchado su nombre en la radio y me llamó la atención que se interesara en mandar inicialmente un mensaje agradeciéndome que siguiera su cuenta. Seguí su cuenta porque soy una estudiante de derecho y mi formación me lleva a estar informada, pero después de ver las conversaciones que insinuaba, decidí saber si este señor era tan honorable como le dicen en el Congreso y fíjate con lo que salió”, dijo la estudiante.

“Cree justo que un “honorable” congresista genere cualquier día y a cualquier hora, conversaciones que codifiquen a una mujer. Sostener una conversación morbosa y acosadora con una estudiante universitaria que nunca ha visto en su vida y llegar a mandar fotos y videos del calibre que mandó?”, concluyó.