¿Qué pasó con los animales retirados de Villa Lorena en Cali? Esto es lo que dice el Dagma

Tortugas, cocodrilos, micos, pumas, tigrillos, leones, loros y diferentes aves; en total 205 animales fueron retirados del refugio Villa Lorena desde el 2017 y reubicados en distintos lugares del país como zoológicos, parques temáticos y otros tantos liberados en sus hábitats naturales.

La decisión de retirarlos de este refugio que tiene 28 años de funcionamiento y que se ubica en el barrio Floralia, cerca al Jarillón de Cali, fue porque “Villa Lorena no cumplió con los requisitos para ser un refugio de animales, se encontraba en un sitio ilegal en el Jarillón cerca del río Cauca, no lo permite el POT y era inundable. Además, es epidemiológicamente peligroso tener centros de animales silvestres cerca a poblaciones humanas, hay muchos riesgos y enfermedades que se pueden propagar en estos sitios”, argumentó Luis Alfonso Rodríguez, exdirector del Dagma.

Además, señaló que en Villa Lorena se encontraba “el león Júpiter, otros felinos, mamíferos y especies silvestres que deben contar con un permiso y no lo tenía. Tampoco contaba con las seguridades sanitarias ni las condiciones para tener animales. Incluso, la curaduría ya había adelantado un proceso, por eso también tocaba cerrar el sitio”, añadió.

Al respecto, Andrés Posada, antiguo líder de Gestión de Fauna Silvestre del Dagma y quien realizó la gestión del proceso de reubicación de los animales, recuerda que “en el 2017 la Curaduría nos ordenó que se evacuara Villa Lorena, se realizó una visita con la cual se reafirmó la orden de evacuación”.

De los 205 animales retirados del refugio, el 70 % (143) fueron liberados y el 30 % (62) trasladados y/o reubicados a otros lugares donde se verificó que fuera aptos para cuidarlos.El traslado de los animales se realizó paulatinamente desde el 2017. Según cuenta Andrés Posada, nueve entidades apoyaron al Dagma para la reubicación y liberación de los individuos: la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), Corpocesar, Cormacarena, Zoológico de Cali y los parques temáticos: Ukumarí, Psicilago, Cafam, Hacienda Nápoles y Guatika.

“El Dagma convocó un comité técnico interinstitucional para evaluar la disposición final de los animales, en este participó el Zoológico de Cali, la Universidad del Valle, la fundación Paz Animal y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible”, agregó el profesional.

Desde que los animales fueron reubicados en los zoológicos “sí nos han mandado información, todos están muy bien, el único que está enfermo por vejez es ‘Júpiter’”, aseguró Posada.

Asimismo, Delio Orjuela, actual veterinario del Dagma asegura: “Nosotros tenemos información que los demás animales, en general, están bien, lo sabemos porque me comunico con otros veterinarios de los sitios donde se encuentran, les pregunto eventualmente y me han dicho que están bien”, enfatiza.

Cabe aclarar, que “los zoológicos que reciben los animales son los responsables del mantenimiento en todo el sentido de ellos para eso tiene una Corporación encargada”, dijo.

De hecho, explica que una vez los animales son entregados a una nueva entidad, por ejemplo, en el caso del león Júpiter a la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS), en ese momento es responsabilidad de esa autoridad ambiental e igualmente de la entidad privada que atiende el tema operativo de la manutención y el cuidado del animal. 

Animales retirados de Villa Lorena

No obstante, Ana Julia Torres, quien es la fundadora del refugio Villa Lorena, acota que no tiene información actual de los animales que fueron retirados del sitio y por ello “quiero investigar el estado actual de todos. Sé a dónde fueron trasladados, pero no sé cómo están (…) creo que ahora todos van  tratar  de mejorar sus condiciones por  lo que pasó con ‘Júpiter’. Vamos a revisar  el estado de todos  los animales para que me digan cuántos han muerto”, insistió Torres. 

Entre tanto, algunos defensores de los animales y concejales como Terry Hurtado está solicitando al Dagma un informe actual sobre el estado de los animales retirados de Villa Lorena. “Le solicitamos al Dagma  que nos informe cuál es el estado de todos los demás animales, a dónde fueron enviados, dónde están ubicados, cuál ha sido el seguimiento que se le está realizando porque el Dagma del pasado -anterior administración- no nos contó y fue parte de los acuerdos”, señaló el cabildante.

El acuerdo, afirma Hurtado, “era que nos contaran a dónde iban a hacer enviados y que iban a estar en condiciones iguales o superiores en las que se encontraban, desafortunadamente la dirección de calidad ambiental se desentendió del tema y nos tiene en las problemáticas actuales (caso ‘Júpiter’). El Dagma de hoy nos tiene que contar lo que hizo el Dagma del pasado y lo que va a hacer de ahora en adelante”.

Por su parte, Ana Julia, la cuidadora de casi toda la vida del león Júpiter, dice que aunque aún no le han dicho nada de qué pasará cuando el felino se recupere, “estoy pidiendo que me lo devuelvan, si dicen que para Villa Lorena no se puede trasladar, vamos a conseguir un terreno para llevarlo, para que no tengan ninguna excusa. Quiero que a ‘Júpiter’ me lo regresen, nunca debieron separarnos, fueron 19 años, lo crié como un niño, un joven, adulto. Necesitamos estar juntos”, finaliza Ana Julia.

El refugio sigue activo

Actualmente, de acuerdo con Ana Julia Torres, el refugio de Villa Lorena sigue funcionando.

El sitio tiene 132 animales, entre ellos: llamas, Ponis, Cabros, Chivos, Búfalos, burros, pavo reales, bimbos, garzas,  aves, entre otros.

Para Ana Julia, este  sitio que tiene 25.000 metros, “es un lugar donde los cuidamos y les brindamos amor”. 

Tres colaboradores son los encargados de brindarles la atención a los animales que se encuentran en el refugio. La manutención del lugar “siempre ha estado a mi cargo,  hemos sobrevivido con recursos propios, no recibimos donaciones, sí hay una cadena de supermercado que nos ayuda con fruta para los animales”, añade esta mujer.

Inicialmente, Ana Julia tenía 36 perros. Luego le regalaron una lora, un mico, un búho  y poco a poco le empezaron a llegar diferentes animales. Fue así como Villa Lorena se convirtió en un lugar para los animales incautados en los circos.

“Llegaron elefantes, tigres, leones, camellos, todos los que se retiraron de circos”, recuerda la mujer.

Villa Lorena se encuentra ubicado en el barrio Floralia.

El Puma 'Luis'

El 4 de septiembre del 2017 dos pumas que se había trasladado desde Villa Lorena al hogar de paso del Dagma, murieron en un accidente cuando se realizaba la adecuación de la locación donde permanecerían.

De acuerdo con Liliana Ossa, fundadora y directora de la fundación Paz Animal, “eramos encargados de la operatividad del hogar de paso del Dagma, que consistía en llevar alimento, hacer una adecuación del lugar para que los animales que iban a llegar de Villa Lorena tuvieran un habitáculo decente. Al trasladar los dos pumas, que eran lisiados, al habitáculo, el piso estaba mojando, y hubo una descarga eléctrica con cables aéreos y murieron, las personas que hacían la labor no fallecieron seguro porque no estaban prendidos al habitáculo”, dijo Ossa.