Lucas Villegas

Me acaban de mandar varios vídeos del asesinato de Lucas Villegas, uno de los muchachos que lideraba las protestas en Pereira. Me preguntan que qué pienso de eso.
Me parece a mi que aquí el modus operandi y los responsables están más claros.
Ese pelao dio bastante bandera durante los primeros días de las protestas, aunque parece ser que siempre se comportó pacíficamente, de acuerdo a los vídeos que me han enviado.
Pero en la policía hay “plainclothes officers”, policías vestidos de civil (que no es lo mismo que un agente provocador o un infiltrado con falsa bandera) que están monitoreando las marchas, tomando nota de los cabecillas, de los líderes en cada ciudad, de quién es quien, etc. Luego, le pasan esa información a los “siniestros”, quienes pueden ser simples paramilitares, inteligencia policial o inteligencia militar, quienes van y ejecutan a los blancos, casi siempre por la noche, con ayuda de la oscuridad.
Lo que tiene que asumir todo el que asista a una marcha, asi sea de forma pacífica, es que hay gente observándolos, gente tomando nota. Entre más boleta den, más posibilidades de caer en una de esas listas hay.
Y esas ejecuciones tienen un doble propósito: (1) acabar con los líderes de las marchas; (2) asustar a los sobrevivientes.
Eso es procedimiento standard del manual de represiones, tan viejo como la revolución rusa.
A mi me da risa que Uribe haya traído “gurú” Nazi de Chile para que le entrenara a sus asesinos cuando hace 116 años, en Rusia, Pyotr Rachkovsky, el jefe de la Okhrana zarista, reprimió la revolución de 1905 con idénticas tácticas. No hay nada nuevo bajo el sol, solo ignorancia y teorías recicladas.
Si usted sale a protestar, cuídese. Al menos tápese la cara. Ese muchacho de Pereira dio boleta con la cara descubierta, ¡y tenga!, lo quebraron. Hay infiltrados e informantes dentro de las marchas, a montones. No lideren, no se hagan notar, no hagan aguajes muy obvios. Lo mejor sería que no salieran, francamente, pues ya hay que comenzar a matar esta vaina. Cara limpia y piedra no tienen ningún chance contra infiltrados, asesinos siniestros y policías con órdenes de tirar a matar.
Ariel Avila anda diciendo por ahí que ya no hay regreso, que toca seguir con el paro. Si, pero no así. Hay que cambiar de táctica. Ya la “infantería” agotó su momento. Que vengan ahora los camioneros y hagan un paro. Luego, que se sumen los campesinos, los obreros, los transportadores públicos. Si la gente sigue en la calle, la van a seguir matando, no se equivoquen.
Y no esperen que nadie venga a ayudarlos. Nadie va a venir. Estamos solos, y hay que resolver este asunto solos.