Las dos grandes contribuciones de Louis Pasteur a la salud

La pasteurización y la vacuna contra el mal de rabia

-Louis Pasteur no fue médico ni cirujano pero nadie ha hecho tanto como él en favor de la medicina y de la cirugía- (Henri Mondor).  

La desesperada madre del niño Joseph Meister, viajó desde Alsacia hasta París, a fin de encontrar a una persona de quien se decía, tenía la cura para un mal terrible y espantoso, mortal por necesidad, pero que causaba horribles sufrimientos a quienes padecían: la rabia.

Su hijo, de nueve años de edad, había sido mordido por un perro rabioso, lo que en esos años era una verdadera condena a la más horrorosa de las muertes.

Esa persona a quien buscaba la dama era Louis Pasteur. Louis Pasteur, nació el 27 de diciembre de 1822 y dedicó toda su vida a la Química y la Bacteriología. Gracias a eso, descubrió el procedimiento que hoy se conoce con el nombre de Pasteurización -que es la purificación del agua a través de la ebullición- con lo cual tal líquido dejó de ser un veneno mortal por causa de los gérmenes infecciosos que contenía

Durante varios años, había estado trabajando sobre el tema de la rabia y descubierto que el germen no se desarrolla -como es habitual con otros- en un cultivo bacteriano, sino en los tejidos animales.

Después de muchos trabajos y observación, descubrió que las médulas de conejos y perros enfermos, al ser expuestas durante cierto tiempo al aire libre en contacto con el oxígeno, perdían su virulencia. Elaboró un extracto a base de esas células infectadas y lo inyectó en animales sanos, percatándose de que se volvían inmunes al contagio. Ya había cura para la mortal dolencia y solo faltaba probar que era inofensiva para los seres humanos.

-De todas formas el niño de va a morir y yo no quiero verlo morir entre esos horribles tormentos de la rabia. Pruebe esa medicina con él que yo respondo- le dijo la madre de Joseph Meister a Pasteur.

A partir de ese 6 de julio, hace 134 años, la rabia dejaría ser incurable  y era la segunda gran contribución de Louis  Pasteur al desarrollo de la humanidad