La canción infantil Mambrú ¿Quién era y a qué guerra fue?

John Churchill, duque de Marlborough, fue el héroe inglés de la Guerra de Sucesión Española en el Siglo XVIII, Fue tal el odio que despertó entre los franceses, a quienes derrotó en todas las batallas, que estos, creyendo que  el militar había muerto en la confrontación de Malplaquet intentaron burlarse de él creando la canción citada.

Todos alguna vez hemos escuchado y cantado aquella famosa  melodía de Mambrú. Mambrú se fue a la guerra, qué dolor, qué dolor, qué pena, Mambrú se fue a la guerra, no sé cuándo vendrá. Do-re-mi, do-re-fa, no sé cuándo vendrá. Murió el 16 de junio de 1722

Pero…Quién fue Mambrú y en qué guerra estuvo?

La Guerra de Sucesión Española fue un conflicto que involucró a casi todas las naciones de Europa, que acabó para siempre con el predominio español en el mundo, que dejó mal parados a los franceses y que colocó a Inglaterra a la vanguardia económica y militar de Europa. Este conflicto se presentó a la muerte al morir sin descendencia Carlos II El Hechizado -último de los Habsburgo de España- y reclamar Luis XIV, monarca francés, el trono vacante para su nieto Felipe de Anjou.

Austria, Gran Bretaña y Países Bajos. -y después Portugal- temerosos de la fuerza que alcanzaría la unión entre España y Francia, se aliaron y les declararon la guerra. Los franceses tomaron la iniciativa pero el 2 de julio de 1704, fueron derrotados en la batalla de Scellenberg por las tropas inglesas comandadas por John Churchill, primer Duque de Marlborough, quien a partir de ahí fue su verdugo. Parecía invencible. Este John Churchill, primer Duque de Marlborough, aniquiló a los franceses en Blenheim, Ramillies y Oudernaarde, convirtiéndose en un personaje odiado, pero al mismo tiempo temido.

Era tal el odio francés hacia Marlborough, que a pesar de haber perdido la batalla de Malplaquet el 11 de septiembre de 1709, se escucharon gritos alborozados en el campamento de los derrotados. Según se dijo, el detestable y detestado caudillo, había muerto en el combate.

Después, se supo que lo de la muerte de Marlborough no era cierta, pero los soldados ya habían compuesto una tonada que se convertiría en un símbolo de las canciones infantiles y que se escucharía en todo el mundo: Mambrú se fue la Guerra. El nombre de Marlborough era impronunciable para los franceses quienes no tienen palabras graves en su idioma. Por eso lo acomodaron a su fonética y el Duque se convirtió en Mambrú.

-Mambrú s ́en va-t-en guerre… Mironton, mironton, mirontaine. Marlbrough s ́en va-t-en guerre, Ne sait quand reviendra. El remate de la historia, lo copio de manera textual del Album de Carlos Crismatt quien señala que :

-El tema dejó de cantarse hasta que en el palacio de Versalles una de las nodrizas del delfín francés la hizo popular al arrullar al niño con esta melodía que gustó mucho a los reyes padres, Luis XVI y María Antonieta.

En España, por influencia de los Borbones, la canción se difundió rápidamente a finales del Siglo XVIII, sobre todo, entre las niñas que la cantaban mientras jugaban a la rayuela. La pronunciación popular del difícil nombre Marlborough dio origen a la palabra Mambrú, con la que se tituló la canción.

Mambrú se fue a la guerra, qué dolor, qué dolor, qué pena….