Gobernador Caicedo regresó a Santa Marta y retomó sus funciones

El Gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo retornó a Santa Marta a continuar con su mandato popular, luego de permanecer fuera del país por espacio de 20 días, al descubrirse de un plan macabro orquestado por fuerzas criminales para acabar con su vida.

A su regreso a la Ciudad, un gran número de simpatizantes hicieron una cadena humana en las afueras del Palacio Tayrona, sede de la Gobernación, mostrando su incondicional respaldo y apoyo, rechazando cualquier acto de violencia en su contra.
“Pese a que el riesgo contra mi vida persiste, he regresado a cumplir el mandato popular y constitucional; expresiones de solidaridad de la comunidad internacional exigen al Gobierno mayor compromiso con mi seguridad y de mi familia. Aunque el riesgo continúa, el cambio no puede parar”, expresó en unos de sus trinos el Primer Mandatario de los magdalenenses.

Carlos Caicedo salió del País el pasado 19 de agosto cuando se enteró del riesgo que corría su vida, y la de su familia. Por esta razón y aprovechando unas vacaciones traspasó la frontera con el único fin que la comunidad internacional conociera la grave situación violenta e inseguridad que vive el País.

Durante su estancia en Europa, que fue donde se refugió hasta tanto el Gobierno Nacional garantizara su seguridad, Caicedo se logró reunir con importantes instituciones que mostraron su respaldo ante la difícil situación por la que atravesó el Gobernador de los Magdalenenses.

Para salvaguardar la vida del Gobernador Caicedo, la Policía Nacional dispuso de uniformados que estarán vigilantes y alerta ante cualquier hecho que vaya atentar contra su vida.

“Esperamos que medidas adoptadas por la Policía Nacional, sean idóneas para salvaguardar mi vida; que me garanticen seguir trabajando por nuestra gente, enfrentando mafias y clanes políticos e impulsando con toda la fuerza el cambio que demanda el Magdalena”, puntualizó.

Finalmente, a través de sus redes sociales, el Gobernador Carlos Caicedo agradeció por los mensajes de solidaridad de los magdalenenses.