Fernando Fiorillo rechaza señalamientos que lo vinculan con plan para atentar contra periodistas y se solidariza con los amenazados

Ante las tendenciosas y ligeras publicaciones que se emitieron a través de cuentas en redes sociales, portales digitales y medios de comunicación, donde hacen clara alusión a mi nombre, relacionándolo con la supuesta participación en reuniones clandestinas con el propósito de urdir un plan para acabar con la vida de varios periodistas, me permito aclarar lo siguiente:

1- Nunca he estado presente en ninguna reunión de ese tipo, así como tampoco he visitado el departamento de La Guajira en los últimos meses.

2- Desconozco cualquier plan criminal encaminado a atentar contra persona alguna, destacando que sí por algún motivo me hubiera enterado de una situación de ese tipo, no habría dudado en ponerla inmediatamente en conocimiento de las autoridades.

3- No es cierto que actualmente me desempeñe como asesor o sostenga una relación de carácter laboral con el señor contralor del departamento de La Guajira, José Manuel Moscote.

4- Hacia el ejercicio periodístico no tengo otro sentimientos sino admiración, respeto y profunda amistad. Por eso, me sumo a las voces que piden que se esclarezca este episodio y salga la verdad a la luz pública.

5- No puede existir ninguna prueba que demuestre mi participación en una reunión en la que nunca estuve, ni fui invitado. Por lo que sería temerario vincularme a ese hecho, por lo que les solicito de manera respetuosa a los medios abstenerse de replicar dicha infamia.

6- Junto con un equipo de abogados estudiamos las distintas alternativas jurídicas a las que podríamos acudir con el propósito de esclarecer de dónde provino esta infamia que no solo atenta contra mi nombre y el de mi familia, sino que pone en riesgo mi integridad y la de mi esposa e hijos.
Podrán tener absoluta certeza las personas que urdieron este plan de desprestigio e infamia, que vamos a proceder a través de la única vía en la que confiamos que no es otra que la Constitución y las leyes.

Atentamente

Fernando Fiorillo Zapata