«Es el primer proyecto de ley en salud que tiene como centro el paciente»

El ministro Ruiz Gómez expuso la necesidad de ajustar aspectos del sistema para brindar calidad en los servicios de salud prestados a cada colombiano, mencionando además los aprendizajes de la pandemia.

Con un balance a la fecha de la respuesta del sistema ante los colombianos que requieren UCI, hospitalización y manejo en casa a causa de la pandemia por covid-19, así como de la necesidad de un sistema centrado en el paciente -el primer proyecto en 28 años que lo contempla-, el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez, comenzó su intervención en el conversatorio (foro nacional) de las Comisiones Séptimas conjuntas del Senado y la Cámara de Representantes, a los actores del SGSSS sobre el Proyecto de Ley 010 que busca hacer ajustes en el Sistema de Salud.

«En este momento, en Colombia con corte a ayer, tenemos 23 mil colombianos que luchan por sus vidas en diferentes hospitales de Colombia como consecuencia del covid-19 que nos ha afectado durante 14 meses. Tenemos 7.900 colombianos en UCI, 12.882 en hospitalización general y 2.903 en unidades de cuidado intermedio», dijo el jefe de la cartera de Salud.

A toda esa población, así como aquellos que tienen manejo en casa de la enfermedad, «el sistema de salud colombiano les ha respondido con suficiencia. Ha tenido la capacidad», agregó.

Cuando las personas que están en UCI, indicó el ministro, asegurando que la expectativa siempre es que egresen aunque desafortunadamente haya fallecimiento, «cada colombiano cuesta al sistema $34 millones de pesos por los días de manejo, tratamiento y hospitalización, eso significa $272 mil millones de pesos por todos los que a la fecha están en UCI y el sistema ha respondido con suficiencia y calidad».

Hemos pasado de 5.346 camas UCI a 13 mil durante la pandemia con el aporte de más de 6 mil ventiladores que ha comprado y adquirido el Gobierno Nacional. «Ese es un sistema de salud que responde, que ha tenido la capacidad de adaptarse a las situaciones de la pandemia», mencionando publicaciones que dan cuenta la diferencia frente a otros sistemas de salud de países cercanos donde el pago de bolsillo y el gasto de la atención de salud ha sido la característica y los pacientes y personas que no tienen capacidad han recurrido a vender sus viviendas y vehículos para acceder a la atención.

«Debemos tener claro que un factor importante a preservar y algo que constituye un elemento clave del capital social de nuestro país es el sistema de salud en la configuración que actualmente tiene: un sistema con cobertura universal, con capacidad de provisión de medicamento, con capacidad de acceso y uno de los más bajos gastos de bolsillo del continente. No debemos perder la perspectiva de lo que tenemos», aseguró Ruiz Gómez, señalando que ese sistema necesita ajustes, una transformación frente a las condiciones que se dan en el tiempo, además del aprendizaje de esta pandemia.

Siendo una iniciativa del Congreso de la República, que ha tenido un tránsito de más de ocho meses y, dada la necesidad de entender los ajustes, el Gobierno Nacional respalda la iniciativa a través de un mensaje de urgencia considerando que el sistema de salud «primero debe preservarse en sus principios y bases existentes en lo que se consolidó en la Ley Estatutaria, y debe transformarse y ajustarse para dar mejores servicios de calidad a la población colombiana».

El paciente es el centro

Teniendo en cuenta esto, afirmó el ministro de Salud, al menos cinco elementos de lo planteado en el Proyecto de Ley 010 son fundamentales.

Primero, un modelo de atención dirigido a la población poniendo en el centro al ciudadano, al paciente. «Es el primer proyecto de ley de los 28 años de la reforma que pone en el centro al paciente. Hemos tenido proyectos que han impulsado los recursos humanos, el aseguramiento, la prestación, la financiación», indicó, manifestando que «reformar el sistema de salud es complejo, es muy difícil en Colombia por la multiplicidad de intereses que existen alrededor, pero por esta razón hemos decidido acompañar un proyecto que, con valentía, ha presentado el Congreso donde se busca plantear un modelo donde el paciente sea el centro, donde haya una atención con enfoque de medicina familiar, integral».

Y dentro de esos elementos, son importantes los ajustes que se hacen al aseguramiento, como la expansión del plan de beneficios, «en este proyecto de ley se plantea que el asegurador garantice integralmente la atención en salud dentro de un único plan de beneficios, que al contrario de lo que se ha dicho y expresado en noticias falsas, de ninguna manera incluye el tener que generar pagos de bolsillo de las personas, pagos adicionales o se esté desnaturalizando el modelo de aseguramiento».

Igualmente, recursos para poblaciones migrantes, expresó Ruiz Gómez. «Buscamos la regionalización del aseguramiento porque creemos que es necesario -y un aprendizaje importante de esta pandemia- la integración de aseguradores, prestadores y entes territoriales es fundamental para hacer que los servicios sean eficientes y de calidad», sostuvo, señalando que además que no hubiera sido posible avanzar en la capacidad UCI y el desarrollo de la vacunación sino se hubiera logrado esta integración generada alrededor del sistema de salud.

«Es importante también la depuración del aseguramiento. Es relevante y fundamental tener aseguradores de buena calidad», enfatizo el jefe de la cartera de Salud y, ante los congresistas, sostuvo que «aquí no se busca de ninguna manera beneficiar a algún asegurador sino brindar calidad al ciudadano, al usuario».

En el ámbito de la prestación, es fundamental la definición de redes integrales donde el paciente sepa y conozca cuál es la integralidad de la atención, dónde y cómo será atendido a través de unas rutas especificadas, de la consolidación de un prestador primario que genere actividades de naturaleza preventiva.

Y frente a lo anterior, en el aspecto de prevención, Fernando Ruiz dijo que «nuestro sistema es eminentemente curativo y lo hace bien, pero necesitamos integrarle elementos de prevención porque en el curso de esta pandemia hemos aprendido que son fundamentales y sustanciales», es decir, que a partir del autocuidado, que no plantea de ninguna forma que las personas deban pagar algo de su bolsillo, tengamos la posibilidad de cuidarnos y cuidar nuestra población para, a partir de eso, generar posibilidades de protección e integralidad de la atención de nuestra salud.

Adicionalmente, expuso el ministro, está la implantación y extensión del giro directo y la posibilidad de hacer alianzas público-privadas para la atención en salud.

Recurso humano

«Tenemos también elementos importantes en lo que tiene que ver con recurso humano como incrementar la oferta de especialistas. Es necesario que el sistema educativo se integre con el de salud y no sean dos ruedas sueltas, que tengamos la capacidad de tener el recurso humano necesario y suficiente para poder dar la atención en salud a la población colombiana en condiciones de calidad y quitemos las limitaciones que existen para poder tener acceso a los especialistas en salud», detalló.

Habló también de la formación por competencias, sosteniendo que «necesitamos un sistema moderno, que tenga la capacidad de atender a la población y generar competencias en los trabajadores de la salud, generar habilidades para poder interactuar dentro de las instituciones», aclarando que no se busca reemplazar el sistema de educación superior, sino generar competencias a la población.

«Y también una serie de beneficios para el talento humano con la dignificación de su trabajo, con el acceso a un salario digno y a un régimen especial que les permita ser trabajadores de la salud con ingresos que evite la tercerización y todos los aspectos negativos que han existido en el pasado», sentenció Ruiz Gómez, dejando claridad que este es un tema sobre el cual el Gobierno Nacional ha buscado enfatizar para lograr la protección del talento humano en salud en el ámbito actual de la pandemia.

Seguridad sanitaria

Por último, un elemento fundamental como la necesidad de implementar en el país la seguridad sanitaria. «No podemos pasar esta página del covid-19 sin tener la capacidad de generar la posibilidad de producción de vacunas, de producción de elementos y medicamentos esenciales para la atención, de la generación de reservas técnicas y capacidad de talento humano para poder atender la próxima pandemia, así como una nueva estructura de emergencia sanitaria que nos permita trabajar por la protección de la salud de los colombianos en ámbitos de crisis», expuso Ruiz Gómez.

En este momento, dijo, no sabemos con claridad cuándo terminará esta situación de crisis por covid-19, no se conoce cuándo será la siguiente pandemia, «de manera que es esencial tener una estructura, un elemento de ley que permita hacer inversiones de riesgo, generar alianzas público-privadas para la producción de vacunas y otros instrumentos, elementos e insumos que son esenciales para la atención en salud».

Necesidad para el sector

Fernando Ruiz Gómez concluyó su intervención afirmando a los presentes que desde Minsalud se ha respaldado este proyecto de ley «y estamos atentos, como lo hemos estado antes, a cada una de las intervenciones que se hagan. Somos profundamente respetuosos de los comentarios y de los planteamientos del sector salud. Si algo ha caracterizado a este Ministerio es la amplitud de escucha para la toma de decisiones, pero consideramos fundamental y esencial que el Congreso mantenga la posibilidad de hacer reformas a la salud».

«Agradezco vehementemente a los integrantes de la Comisión Séptima, del Congreso de la República, que nos ha permitido conformar una comisión accidental que, como nunca en el pasado, se dedicó días enteros con los senadores y representantes sentados en una mesa revisando tema por tema, tomando decisiones e incluyendo. Un ejercicio absoluto de democracia», dijo el jefe de la cartera de Salud, sin dejar de lado el entender el entorno complejo que existe, la polarización y politización severa que atraviesa el país, señalando que el de este proyecto ha sido un tránsito pausado y actualmente se encuentra en una coyuntura especial.

Ruiz Gómez recomendó aprobar la ley bajo la mayor discusión «teniendo en cuenta que es una necesidad urgente para los colombianos y una necesidad imperiosa para el sector salud».