El uribismo es altamente perjudicial para el crecimiento de las empresas en Colombia

Desde que Álvaro Uribe Vélez llegó a la presidencia de Colombia en 2002 el país ha retrocedido en crecimiento empresarial. Las empresas en Colombia son politizadas para sacar votos y favorecer a los mismos políticos de siempre.

El caso de los almacenes Olímpica es aberrante, a pesar de tener millonarias utilidades año tras año, el grupo Olímpica de los Char no se expande internacionalmente por su afán de mantener el control en Colombia.

El banco Agrario perteneciente al Estado es controlado por clanes políticos tradicionales que no dejan progresar y expandir la empresa pública.

Tecnoglass intentó cotizar en BVC, pero por la pobreza del mercado se tuvo que ir a la Bolsa de Estados Unidos.

Tecnoglass cancela su participación en la BVC.
Tecnoglass canceló su participación en la BVC.

La BVC es una verdadera vergüenza si la comparamos con los países de la región, actualmente solo están listadas 79 compañías, mientras que la Bolsa de Perú cuenta con 282 empresas, un país con menos población que Colombia y con menos empresas que Colombia.

Brasil lidera con 550 empresas listadas, Chile con 306 y México con 145. ¿Dónde están las empresas de Colombia?

Pareciera que el capitalismo del que habla la derecha colombiana es una mentira, porque las empresas colombianas nunca han crecido.

La Bolsa de Valores de Colombia refleja la situación del país, de hecho, las empresas se están saliendo de la BVC por la baja liquidez que ofrece el mercado.

Algunas empresas medianas prefieren vender antes que cotizar en Bolsa, las garantías para crecer las empresas colombianas son casi nulas.

El uribismo y su política de corrupción frena a las medianas y pequeñas empresas que quieren cotizar en bolsa.