El peor de los saqueos en Colombia, el 9 de abril de 1948

Pero en toda la historia y en todas las naciones, estos actos de rapiña son de común ocurrencia cuando se presentan actos que conmueven las estructuras sociales, accidentes, manifestaciones de protesta

Desde siempre, la reacción de los individuos ha sido tratar de aprovechar en beneficio personal todas las ocasiones en que se  producen conmociones públicas que implican desórdenes de la comunidad. Incendios, accidentes de tránsito, manifestaciones colectivas de protesta, homicidios de gran trascendencia, revueltas estudiantiles, todo termina -aparte de vandalismo- en un saqueo absoluto, un robo descarado donde se pueda, todo lo que se agarre es propiedad de quien lo encuentra.

Esto se convierte en algo peor aún, si los sucesos se presentan en conglomerados cuyo distintivo más evidente es la pobreza. Por eso, no es sano condenar a los habitantes de Tasajera, por haber querido aprovecharse del siniestro de un camión y que provocó la tragedia que muchos lamentan. Ese es un comportamiento común y hay miles de ejemplos que lo demuestran:

El portal de Internet  Vanguardia > Colombia, describió así el comportamiento de un sector de la población bogotana el 24 de abril de 2020, cuando comenzaba la Cuarentena por el Coronavirus

-Saqueos y trapos rojos son hoy la imagen del hambre en Colombia. Desde los barrios más pobres de Bogotá hasta los pueblos más alejados del Caribe, las protestas de los desesperados por la falta de comida se repiten a diario.  «Estamos que ‘pelamos’ olla porque no tenemos nada de comer», dice Edward Ávila, un joven que vive en el barrio Arborizadora Alta, en la localidad bogotana de Ciudad Bolívar, donde lidera un bloqueo porque, según dice, siguen esperando las ayudas alimentarias que les prometieron cuando comenzó la cuarentena para contrarrestar el coronavirus, el pasado 25 de marzo

El pasado 9 de julio 2020, el canal peruano  https://canaln.pe/ reseñaba así la manera como los pobladores del Distrito Mi Perú en el Callao, desvalijaban un camión que se accidentó en las avenidas Cusco y Arequipa:

Vecinos del distrito de Mi Perú en el Callao saquearon el camión que se despistó en el cruce de las avenidas Cusco y Arequipa, y que ocasionó la muerte de un padre de familia y su menor hijo de 8 años que se trasladaban en una mototaxi.

En un video se aprecia el preciso momento en que un grupo de personas, entre hombres, mujeres y niños, robaron los diferentes productos que se encontraban esparcidos en el lugar del accidente al lado del camión siniestrado.

El saqueo ocurrió ante la mirada de policías y serenos. Las personas se llevaron bolsas de galletas, paquetes de fideos, detergentes, entre otros productos. Algunos hasta se dieron el tiempo de seleccionar lo que se llevaban.

¿Lo ven? No sólo en Colombia y en la carretera a Ciénaga en Tasajera ocurre esto.

Y esto lo denunció el portal de Internet chileno  https://nodal.am/  el pasado 19 de mayo de 2020

A dos días de comenzada la cuarentena total para el Gran Santiago se registraron las primeras protestas en el sector sur de la capital. Un centenar de personas se tomó las calles la comuna de El Bosque acusando falta de apoyo y de alimentos por parte del municipio y el gobierno en plena crisis sanitaria.

 Algunos de los manifestantes señalaron que no tenían para comer y que ellos y sus familias pasaban hambre.

Justo en medio del levantamiento de estas consignas y en plena realización de la protesta -que se concentró en la intersección de las Calles San Francisco y Los Morros- un camión transportador de carnes de vacuno fue saqueado por una veintena de personas a solo un kilómetro y medio de la manifestación.

El hecho, ocurrió a las tres de la tarde en las calles Lo Blanco con Los Morros -comuna de San Bernardo-, según confirmó Carabineros a El Desconcierto. En imágenes se puede apreciar cómo se llevan piernas completas de vacuno almacenadas en el camión, ante el asombro de transeúntes que exclaman: “Dios mío, mira la gente” – señala el medio de comunicación

Aquí en Colombia el peor episodio de todos, tuvo lugar el 9 de abril de 1948, a raíz de que fuera asesinado el caudillo liberal, Jorge Eliécer Gaitán, en la intersección de la Avenida Jiménez con la Séptima de Bogotá. Esto, desde luego, produjo una terrible asonada en todo el territorio nacional, son saldo de muertos, heridos, detenidos y con un presidente que por poco abandona el país.

Colombia estuvo al borde del colapso, de una guerra civil y de un cambio total en las estructuras de gobierno. Pero también muchos aprovecharon el desorden para saquear.

-Pero no solo fue la violencia política. También había una situación que podríamos calificar como el ensanche de la miseria en las grandes mayorías populares. Claro que las causas de esa miseria venían desde tiempos muy lejanos, pero en esa época se agudizó porque se estaba afirmado en el país un régimen que conducía a la concentración de la riqueza en pocas manos, lo que determinaba del lado pueblo una gran frustración social, una gran miseria- decía en la prensa el destacado político y educador, Gerardo Molina

Barranquilla, desde luego, no podía ser la excepción. Aquí hubo destrucción, vandalismo y violencia política, pero también saqueos, rapiñas, robos descarados.

-Ese viernes 9 de abril de 1948 Barranquilla quedó sumida en un caos, descontrol y saqueo. Hasta tuvieron que habilitar un puerto improvisado acá por los lados del caño y toda esta mercancía fue llevaba a Sitionuevo y a otros pueblos para protegerla de los insurgentes- señaló el historiador y director de la Biblioteca de la Aduana, Helkin Núñez.

Hubo violencia política, desde luego. Los levantiscos le hicieron un espantoso daño a la ciudad destruyendo las instalaciones y maquinaria de la Diario La Prensa, a causa de su filiación conservadora, pero también robaron y saquearon un buen número de establecimientos comerciales, entre ellos la Zapatería de don Félix Montaño Rocha y otros, que dieron origen a una canción un tanto jocosa, en son de burla maliciosa, sobre esta rapiña que se mostró el el centro de la ciudad. Esa canción fue creada por José María Peñaranda que él llamó El Coge Coge;

-¿ Y tú qué cogiste /el nueve de abril /tres yardas de tela /y una de dril / Y tú qué cogiste /yo no cogí nada /de arroz y manteca /una tonelada.

El resto del tema musical, lo pueden leer y escuchar aquí en mi página pepecomenta.com

Y tú que cogiste /yo estaba muy lejos /una media rota /y un zapato viejo

Y tú que cogiste /yo fui muy de mala /un sable sin cacha /y un cabo de pala

Y tú que cogiste /yo te doy cuenta /yo cogí tres piezas /de sal y pimienta.

Y tú que cogiste /en la quemazón /una carga de leña /y un saco e carbón

Y tú que cogiste /en la pelotera /yo cogí tres radios /y una nevera

Y tú que cogiste /yo estaba de prisa /dos manos de yuca /y una mano e liza

Y tú que cogiste/ dime sin engaño / doscientas camisas /y tres piezas de paño

Y tú que cogiste /dime por favor / yo cogí un camión / y un carro Ford.

Y tú que cogiste / hombe yo fui lerdo / una olla sin fondo / y un zapato izquierdo.

Y tú que cogiste / dime compae Guillo / una camisilla / y medio calzoncillo.

Yo no cogí nada/ si acaso llegué /con una puntilla /clavada en un pie.