El embargo de las cuentas bancarias de la Alcaldía: una conspiración contra los más vulnerables de Santa Marta

Como un acto de conspiración contra la actual administración del Distrito de Santa Marta que preside Virna Johnson y un perjuicio para la comunidad de la capital del Magdalena, se puede catalogar el hecho de haberle sido embargadas un total de 17 cuentas bancarias, mediante un rechazable hecho que ha creado un gran descontento por parte de la ciudadanía samaria.

Es una circunstancia que ha obstaculizado de manera casi total la oportunidad de cumplirle a la comunidad , en lo que respecta a la solución de gran parte de las necesidades insatisfechas encontradas desde el inicio de su administración, si tenemos en cuenta que muchos proyectos tendentes a beneficiar a un gran conglomerado de la ciudad de Santa Marta, cuyos componentes se encuentran a la espera de la intervención de los organismos competentes en lo referente al desembargo de la cantidad de cuentas bancarias antes mencionadas, pertenecientes a la alcaldía, embargadas en diferentes entidades de esta naturaleza, si tenemos en cuenta que estas contenían recursos  que se encuentran en el rango de las inembargables.

Se trata de dineros dirigidos a obras sociales y con destinaciones específicas, por lo que se puede catalogar como un verdadero exabrupto que ha merecido el rechazo de la ciudadanía de Santa Marta, la misma que sigue  calificando este hecho como un acto eminentemente politiquero, digno del más contundente rechazo por parte de la comunidad que  ha resultado directamente perjudicada por tan reprochable hecho que ha frenado todos los programas sociales que fueron esbozados por la alcaldesa Virna Johnson.

Las cuentas bancarias del Distrito de Santa Marta continúan embargadas por el Hospital Julio Méndez Barreneche – actualmente intervenido por la Superintendencia Nacional de Salud – debido a una deuda de $13.638.149.661 , según el referido centro asistencial.

El consenso general es que estos embargos se constituyen en un grave  perjuicio a la salud de los samarios, justo cuando aún nos encontramos en medio  de una emergencia sanitaria que aún persiste.

A propósito el  secretario de Hacienda del Distrito de Santa Marta, Ricardo Rago Murillo, ha venido expresando  que la deuda por atención a la población migrante en el Hospital Julio Méndez Barreneche , alcanza la suma de $12.937 millones y la medida cautelar de embargo fue establecida  por $29.697 millones, lo que claramente representa una monstruosa  extralimitación, con el único propósito de causarle un perjuicio a la actual administración, pero en realidad el perjuicio se lo siguen causando es a las comunidades más necesitadas de Santa Marta.

Todos los proyectos destinados para atender a la población más vulnerable en programas de salud pública en Santa Marta se han vistos truncados por el embargo de sus cuentas de la Alcaldía, lo que se constituye en un macabro  plan para obstaculizar el desarrollo de los programas que contra “vientos y marea” , venia ejecuten do Virna Johnson  desde el inicio de su administración, produciendo cambios, en beneficio de  los sectores sociales más vulnerables como son los niños, las mujeres, los jóvenes y los adultos mayores, los más afectados, pero que fueron truncados con el bloqueo de los recursos económicos destinados a esos conglomerados .

Los proyectos para beneficio de la población en situación de vulnerabilidad no se han podido ejecutar, debido al embargo de los dineros depositados en las cuentas bancarias  del Distrito de Santa Marta.

Posiblemente la actual situación tenga su origen en   decisiones políticas equivocadas, tomadas desde Bogotá con el beneplácito del Gobierno Nacional, que no solo afectan negativamente las finanzas de la capital del departamento del Magdalena., sino que además dejan desprotegidas a las comunidades más necesitadas de esa histórica  ciudad.