EE. UU. ofrece 15 millones de dólares por captura de Nicolás Maduro

El Gobierno de Donald Trump acaba de oficializar una recompensa de 15 millones de dólares por la captura del presidente de Venezuela Nicolás Maduro a quien señala de liderar una red que se lucra del narcotráfico y que auspicia el terrorismo en todo el continente.

Se trata de la medida más dura impuesta contra un mandatario de la región en las últimas décadas por Washington.

El Departamento de Estado asegura que el régimen de Caracas tiene nexos con guerrillas colombianas y con organizaciones terroristas internacionales como Hezbolá.

Desde hace más de seis años Estados Unidos empezó a tomar acciones contra el gobierno de Maduro, al que no reconoce como legítimo.

Así, la administración de Barack Obama procesó como narcotraficantes a varios generales venezolanos, empezando por el otrora todopoderoso Hugo Carvajal, quien el año pasado se fugó de España tras meses de detención.

La justicia federal también condenó a dos sobrinos de la primera dama venezolana, Cilia Flores, quienes capturó en una operación encubierta, y ha bloqueado todos los activos del régimen en el sistema financiero internacional.

La decisión de la justicia federal de acusar de narcotráfico a Maduro se produce en plena crisis del coronavirus y abre enormes dudas sobre lo que ocurrirá en la región. 

En una rueda de prensa en Washington, William Barr, Fiscal General de EE. UU., presentó a la opinión pública 4 nuevos procesos judiciales diferentes que incluyen al presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello y al presiente del Tribunal Supremo de Justicia, Maikel Moreno, el Ministro de la Defensa Vladimir Padrino y al Ministro del Poder Popular para Industrias y Producción Nacional de Venezuela y Vicepresidente para el Área Económica, Tareck El Aissami.

Paralelamente, el departamento de Estado anunció no solo la recompensa de 15 millones por Maduro sino de US $ 10 millones por la captura de Cabello y otros US 10 millones por información que conduzca al arresto del ex jefe de inteligencia Hugo Carvajal y del general retirado Cliver Alcalá.

Por su parte Geoffrey Berman, Fiscal para el Distrito Sur de Nueva York, dijo que entre Maduro y las Farc existió una sociedad que se expandió durante décadas y que persiste hasta el día de hoy.

«La magnitud del narcotráfico que hemos documentado solo fue posible gracias al apoyo político y militar que Maduro y otras instituciones corruptas le ofrecieron a los narcotraficantes de las Farc», sostuvo Berman, cuya oficina está encargada del proceso principal contra Maduro y los ex miembros de las Farc.