Defensa de Uribe pide que un conjuez haga parte de la Sala que tomará la decisión

El abogado Jaime Granados, defensa del ex presidente Álvaro Uribe, radicó una petición, ante la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, para que estudie la viabilidad de que un conjuez haga parte de la sala de decisión sobre su situación jurídica en el proceso de presunta manipulación de testigos.

La petición radica en que la Sala está revisando el tema del ex presidente, sin la participación de la magistrada Cristina Lombana y, según el abogado, la Constitución exige que sean seis magistrados y no cinco los que tomen decisiones.

La petición retrasaría la decisión que deba tomar la Corte sobre la situación jurídica del ex presidente, en la investigación por los delitos de fraude procesal y soborno, dado a que tendría que entrar a estudiar primero la petición de la defensa.

Se han realizado cuatro salas de instrucción, revisando la ponencia del magistrado Cesar Reyes, sobre el futuro jurídico de Uribe.

Esa ponencia plantea tres caminos: por un lado, archivar el proceso por falta de pruebas, un segundo camino es imponer una medida de aseguramiento, ya sea en prisión, domiciliaria o restricción y el tercer camino es permitirle que continúe libre

En cualquiera de los dos últimos caminos, lo que seguiría en el proceso penal es un juicio por los delitos de fraude procesal y soborno. Esas eventuales audiencias de juicio ya estarían a cargo de los magistrados de la Sala de Juzgamiento de la Corte.

En octubre, la Corte escuchó en indagatoria al expresidente y al congresista, con lo cual quedaron formalmente vinculados a la investigación por los delitos de soborno y fraude procesal.

Este proceso comenzó el 2018, después de que la Corte archivara una investigación por los mismos delitos contra el senador Iván Cepeda. Según las pruebas que le llegaron a la Corte, el ex presidente habría buscado manipular testigos para cambiar sus versiones sobre la conformación de grupos paramilitares.