Carrusel de la contratación de Bogotá estaría involucrado en el contrato corrupto de MinTic

De acuerdo con la más reciente investigación de la periodista Paola Herrera, y de lo que fue publicado a través de La W, el polémico contrato de MinTIC en que se habrían robado 70 mil millones de pesos destinados a la construcción de centros digitales en zonas aparatadas del país, tendría vínculos con el carrusel de la contratación en Bogotá.

El vínculo sería Emilio Tapia, el contratista condenado por el caso del carrusel y quien es el dueño, en la sombra, de la empresa ICM Ingenieros, perteneciente a la Unión Temporal Centros Poblados.

Karen Abudinen
Karen Abudinen, ministra TIC.

El contrato de MinTIC

La Unión Temporal Centros Poblados habría ganado la licitación del contrato de MinTIC por un billón de pesos en que se tenía como objetivo la construcción de centros digitales en colegios de las zonas más apartadas del país.

Sin embargo, pese a haber presentado tres pólizas falsas, a no contar con experiencia ni recursos, les fueron desembolsados 70 mil millones de pesos por concepto de anticipo.

Lo curioso es que ese dinero no se encuentra en manos de proveedores sino en empresas que son propiedad de ellos mismos, ya que la empresa ICM Ingenieros fue comprada, en la sombra, por Emilio Tapia gracias a la mediación de su sobrino, Juan Camilo Aldana, representante de Odeka S.A.S.

Los vínculos con Emilio Tapia, ‘zar’ de la contratación

No obstante, para la compra Tapia habría contactado con Herles Ariza, depositario de bienes con extinción de dominio, con quien conoció el avalúo comercial de la empresa.

Luego, Gustavo Ulloa habría destinado como garantía un lote avaluado en 40 mil millones de pesos ubicado en la ciudad de Cartagena.

Esto, sumado a 3 mil millones en efectivo permitieron concretar la compra de ICM Ingenieros.

De esta manera, presuntamente Emilio Tapia designó a Herles Ariza como el representante de la nueva compañía, haciéndose el cambio de representante legal un día después de la adjudicación del contrato.

Tapia es el mismo involucrado en el escándalo del carrusel de la contratación en Bogotá, lavó dineros y los ocultó con testaferros, por lo que fue condenado a prisión.

Parte de los 70 mil millones de pesos del contrato de MinTIC habrían sido girados a la empresa Nuovo Security en Estados Unidos para la compra de equipos, pero esta empresa tendría como socio mayoritario a Juan Carlos Cáceres, dueño de Funtics, empresa que forma parte la Unión Temporal que ganó la licitación.

Otra parte de los 70 mil millones de pesos terminaron en la firma barranquillera Inselsa S.A.S. que tiene acciones en ICM Ingenieros, y de la que Emilio Tapia presuntamente sería dueño en las sombras.