Capturan a «pastor» de iglesia evangélica por asesinar mujer en el barrio El Manantial

En tiempo record la Fiscalía en coordinación con la Policía Metropolitana de Barranquilla, capturaron a Luis Carlos Álvarez Rivera, alias ‘Pastorcito mentiroso’, y a Jhan Carlos Romero Mercado, señalados por ser los presuntos asesinos de Omaira Beatriz Balza Charris, de 50 años, la mujer que fue asesinada el pasado domingo en el barrio El Manantial del municipio de Soledad.

Luego que las autiridades realizaran una inspección de allanamiento en una vivienda en el barrio Villa Rosa de Soledad, fueron capturados estos dos sujetos, a quienes se les encontraron un revólver, con seis vainillas.

Las autoridades verificaron el arma de fuego, y verificaron que era la misma que utilizaron para asesinar a Omaira Balza Charris.

Luis Carlos Álvarez Rivera, fue el quien disparó contra la mujer, cuando éste subió al segundo piso, fingiendo vender tomates y le disparó en varias ocasiones, y según vecinos del sector, luego de cometer el asesinato bajó corriendo para escapar en una motocicleta que era manejada por otro sujeto, que luego fue identificado como Jhan Carlos Romero Mercado.

A ambos les imputaron los delitos de homicidio agravado en concurso heterogéneo con fabricación, tráfico, porte de armas de fuego, accesorios, partes o municiones agravado.

Pero lo más impresionante es que Luis Carlos Álvarez River, es lider o pastor de una iglesia cristiana, y en el mundo delictivo es conocido como El ‘pastorcito mentiroso‘.

El año pasado fue capturado por atracar un bus de Galapa ,atracando a los pasajeros y conductor entre San Martín y Las Malvinas, en el suroccidente de Barranquilla.

Días después de ser capturado fue dejado en libertad por «captura ilegal». y con anterioridad había sido detenidos en varias ocasiones por la policía.

Álvarez se hizo conocer porque dijo en un testimonio en un canal cristiano que Dios lo había curado del homosexualismo, del Sida y que había cambiado completamente. Tanto así que fue invitado en 2017, por la comunidad a la que pertenecía a expresar su «experiencia de vida» en televisión en vivo, por la obra hecha en su persona. Por ese relato, el joven recibió comentarios positivos.

En el testimonio, el hombre dijo que «la raíz de todos los males es el amor al dinero». «Comencé a delinquir, entré a la cárcel por hurto, aquellos amigos homosexuales se olvidaron de mí y me dieron la espalda», relató.

El hombre de 26 años se convirtió en uno de los testimonios más comentados, porque la gente valoró en su momento ese arrepentimiento. Álvarez  se autoproclamaba como profeta y tenía sus seguidores, que no miraron más allá de sus palabras ni tampoco sus actos.

Contó que pagó cárcel por hurto y también lo requerían por homicidio y que fue herido de muerte.