Avianca ofrece participación accionaria al Gobierno para salvar la compañía

De la Redacción Económica

La compañía Avianca reveló su grave situación económica agudizada por la parálisis de la operación producto de las medidas tomadas para combatir la propagación del Covid-19.
La empresa según indicaron sus directivos tiene la mayor parte de los costos fijos pero sus ingresos se han reducido en un 90%, lo que la tiene en crisis. En condiciones normales la aerolínea registra ingresos de US$400 millones al mes.

Por esta situación Avianca está pidiendo al Gobierno Nacional un auxilio económico que le permita seguir operando. Aclara que lo que requiere es crédito flexible, financiamiento y que el único que se lo puede dar es el Gobierno Nacional. “Sin financiamiento del Estado, no tenemos cómo solventar los flujos que tenemos que pagar”, expresó Adrián Neuhauser, Chief Financial Officer (CFO) de la organización.
Neuhauser expresó que dada las actuales condiciones no tienen la caja para solventar el nivel de déficit que están enfrentando y que tampoco tienen acceso a financiar, de manera que lo que queda es que el Gobierno provea financiamiento ya sea directamente o a través de garantías.
Son más de US$50 millones los que Avianca requiere del Gobierno colombiano.
Esta petición no ha sido bien recibida por muchos sectores que consideran que Avianca ya no es una empresa colombiana sino extranjera con sede principal en Panamá y que al salvarla en realidad se estarían salvando a dos compañías extranjeras: United Airlines y Kingsland H., accionistas mayoritarios de la aerolínea.
Estas voces en contra proponen que el Gobierno mejor salve a cientos de pequeñas y medianas empresas colombianas generadoras de empleo.
Sin embargo Avianca está dispuesta a pagar la inversión que el Gobierno Duque haga en la empresa. ”Lo que pedimos es una inversión, no una donación. Esa inversión debe tener un retorno adecuado, que será una combinación de repago de deuda y de participación accionaria. No estamos cerrados a que el Gobierno tenga una propiedad de la empresa”, aseguró Neuhauser.
No obstante el ejecutivo precisa que un proceso de estatización derivaría en precios más altos, menos rutas y problemas entre rentabilidad y la parte financiera.
El presidente ejecutivo de Avianca, Anko van der Werff, manifestó que no tienen un plan b y que la única solución viable para las finanzas de la compañía radica en el apoyo que pueda prestarle el Estado.
“17.000 de los 21.000 empleados tomaron licencias, están apoyando a la empresa en este momento, nuestra meta es no tener que despedir a los trabajadores”, anotó.
Van der Werff alertó sobre la posibilidad que la empresa no pueda seguir operando y recordó que Avianca presta un servicio indispensable para el país, por lo que se necesita mantener la industria fuerte y con garantías de reactivación.
En medio de esta situación, los directivos indican que están preparándose para arrancar actividades el 11 de mayo cuando vence el período de cuarentena inteligente. Sin embargo no se tiene certeza que para esa fecha el Gobierno Nacional decida si reabre las operaciones áreas en el país.
El impacto del Covid-19 en Avianca aún no está cuantificado, pues según van der Werff depende de la propagación que tenga el brote, su duración, el alcance de las medidas de cuarentena, las restricciones de viaje y el impacto sobre la demanda general de viajes aéreos.
La Asociación de Transporte Aéreo Internacional, IATA estima que la industria de transporté aéreo en Colombia podría necesitar cerca de USD 1,2 billones de dólares para solventar temas de liquidez.

Hay que salvarla
El Senador David Barguil, en diálogo con Vicky Dávila, dijo que el Gobierno tiene la responsabilidad de salvar el servicio aéreo en Colombia, dado que es un servicio esencial y que de no hacerlo, no se podrá reactivar la economía.
“Avianca ya desapareció, lo que se necesita es un proceso de reestructuración de la compañía, donde los acreedores se vuelvan en los nuevos dueños de Avianca, y el Estado lo que puede hacer es ayudar a que esos nuevos acreedores puedan entrar a funcionar”, sostuvo Barguil.
Para el Senador, el dinero que el Estado colombiano invierta, le debe representar una participación de la compañía.
Por su parte el representante Fabio Arroyave propuso un plan de salvamento del gobierno colombiano para la aerolínea. Este plan abarca que el domicilio comercial y tributario de Avianca vuelva a Colombia, participación accionaria estatal en Avianca, reducción de al menos 10% en los salarios por encima de 10 slmv, reducción en las tarifas de penalidad y una baja en las tarifas de los pasajes del 20% en los 2 años siguientes al auxilio.
Incumpliendo contratos
Un informe de Corficolombiana muestra que a raíz del Covid-19, Avianca se vio forzada a dejar en tierra la mayoría de su flota tras el cierre del espacio aéreo nacional e internacional, afectando tanto su desempeño operativo como financiero.
Así las cosas, a pesar del reperfilamiento de su deuda a finales de 2019, en línea con su plan de financiamiento y la ejecución del plan “Avianca 2021”, la compañía viene incumpliendo contratos de financiamiento, e incrementa la probabilidad de que no tenga la capacidad de continuar operando.
“Dada la actual coyuntura del sector aeronáutico a nivel global, consideramos que una inyección de liquidez proveniente de United a Avianca está descartada. En este sentido, la continuidad de la empresa en este momento depende de la ayuda gubernamental”, indica el informe.
Según Corficolombiana, en adelante la discusión será quién debe salvar a la compañía. Los argumentos que seguramente considerará el gobierno colombiano están relacionados con el empleo y la seguridad logística que provee la compañía. Por otro lado, hay varios aspectos para tener en cuenta: ¿Por qué no le inyecta capital United?, ¿Qué tan fuerte es la posición de caja actual de la compañía?, los controlantes no son colombianos, la empresa no está domiciliada en Colombia, etc.
Indica la firma que United Airlines, el socio estratégico de Avianca se ha deteriorado en el último mes, por lo que va a recibir fondos provenientes del programa de auxilio del gobierno de Estados Unidos (Cares Act) por un monto total de USD 5 billones, de los cuales USD 1.5 llegarían a través de un préstamo. La compañía también espera tomar prestado USD 4.5 billones adicionales del programa de préstamos del gobierno, con el fin de asegura liquidez en un momento de incertidumbre mundial en la industria del transporte aéreo.