Avanza investigación judicial contra el fiscal general Néstor Humberto Martínez en Estados Unidos

Cuarto de Hora revela el contenido de la denuncia que el periodista Gonzalo Guillén radicó en la Fiscalía de Estados Unidos, contra el abogado Néstor Humberto Martínez por actos de corrupción.

El reportero le pide a la justicia norteamericana que tenga en cuenta las evidencias que aporta por si amerita una investigación exhaustiva por parte de los Estados Unidos.

“La denuncia que puse contra el fiscal Martínez Neira ante el fiscal general de los Estados Unidos tiene qué ver con temas de lavado de activos y evasión de impuestos sobre la base de documentación que incluye cuentas del Banco de América y empresas fantasmas, como la que usó en España para ocultar bienes”, según lo demostró el periodista en una investigación publicada por La Nueva Prensa.

El periodista agregó que la denuncia se instaura en Estados “porque las informaciones que hay se refieren a delitos cometidos en territorio de los Estados Unidos y, además, pues porque Martínez Neira tiene completamente secuestrada la justicia penal colombiana, como lo demuestra el caso Odebrecht y el caso Hyundai”.

En el documento, el periodista comprueba que el abogado Martínez Neira a pesar de ser funcionario pública nunca ha presentado su declaración de bienes y renta.

“Está involucrado en asuntos gravísimos pero él mismo se investiga y lo que sucede es que los casos de enredan o vetando los temas”, dice el periodista.

El argumento de Gonzalo Guillén está encaminado a demostrar que la evasión de impuestos puede constituir en algunos casos el delito de lavado de activos.

El hoy fiscal general de Colombia, antes de asumir ese cargo fue el abogado principal de las negociaciones entre el Estado colombiano y la firma brasileña Odebrecht, los que fueron logrados mediante la comisión de crímenes monumentales cometidos por medio de sobornos, como lo han probado las autoridades federales de Estados Unidos y Brasil. “Néstor Humberto Martínez condujo la asesoría legal del Grupo Aval, socio de Odebrecht en Colombia, y debido a ella se perfeccionaron los contratos corruptos que hoy le han ocasionado monumentales pérdidas al Estado colombiano, dice la denuncia.