APROBADOS Y REPROBADOS

Yo los fines de semana, o hablo de otra cosa por aquí que no sea política, o no hablo para descansar y darles descanso a ustedes de mis elucubraciones. Pero dadas las circunstancias, y la inmensa necesidad de leer de la gente encerrada por la cuarentena, voy a estar aquí dando palo a diario para mantener el “fogón caliente”. Que ni crean los bandidos de Colombia que a mi se me ha olvidado la corrupción, el genocidio o la Ñeñe-politica. Estará todo en el fogón de atrás en “fuego bajo”, pero no olvidado, ¡para nada!

Por lo tanto, y como ya muchos han puesto la cara o sacado la pezuña en esta crisis, creo que cae bien hacer una primera evaluación de esta crisis del Coronavirus para ver “quién es quién” y en quién podemos confiar para lo que queda de crisis.
Aquí les dejo mi evaluación de “aprobados” y “reprobados” en esta crisis. Es un tanto obvia esta evaluación, pero creo que es pertinente. Cuando el hombre está entre la vida y la muerte, es mejor que sepa quienes le pueden ayudar a vivir, y quienes lo pueden matar, y eso no es poco. En realidad, eso es todo, es lo único que en verdad importa en esta vida.
Aquí les va mi lista de “Aprobados” y “Reprobados” en esta crisis de Coronavirus:

“Aprobados”

Gustavo Petro: El único que leyó la pandemia desde el día 1 y el único que de inmediato trazó un norte a seguir que, lastimosamente, el Gobierno ignoró por casi un mes. El odio hacia Petro es tan grande entre el Establecimiento colombiano, que prefieren morirse antes que reconocer que Petro tiene la razón en algo, una cosa absurda. A ese fanatismo yo lo llamo “fanatismo hará-kiri”, porque te terminas matando tu mismo.
Tan solo por eso Colombia debe deshacerse del uribismo. Un “negaciónismo a muerte” de ese tipo es de lo más destructivo que existe para un país. Un país no puede estar en manos de ineptos de ese calibre.
Petro es más que un presidente. Es un líder que tiene el oído del pueblo en una crisis de vida o muerte. Mi recomendación es que no oigan a este inepto presidente, oigan a Petro, si quieren seguir vivos.

Claudia Lopez: Tan pronto apareció el primer caso en el país, también leyó correctamente lo que se venía y se remangó las mangas de la camisa y se puso a trabajar. Claudia hace parte de un partido de oportunistas que se quiere colar a la presidencia con votos “robados” del uribismo y la izquierda, pero en esta situación debo admitir que Claudia antepuso la inclinación “tibia” de su partido y vio el peligro de inmediato que suponía el Coronavirus, dándole prioridad a la vida por encima de todo. Mostró liderazgo cuando el país más lo necesitaba, en especial, cuando, en efecto, no había ningún liderazgo por parte de la Presidencia. El simulacro fue una gran idea en una ciudad como Bogotá, pues nadie sabe a ciencia cierta quién vive en la calle y en dónde. Si Claudia es inteligente, con los datos de esta cuarentena puede recoger información que le va a servir para sus 4 años de alcaldía.

Armando Benedetti: Increiblemente Armandito entra en la lista de “aprobados”, no porque sea un dechado de virtudes sino porque vio el peligro del Coronavirus de inmediato y condenó a su propia clase, de su propia ciudad, cuando esta inexplicablemente cometía estupideces y barbaridades, como por ejemplo, organizar una mega fiesta con españoles. Cuando la gente “bien” de Barranquilla tenía la cabeza enterrada en el culo y hacía barbaridades, Armando Benedetti tuvo la lucidez de ver la barbaridad que ocurría y denunciarla. En un país de gente burra, como Colombia, tener sentido común es una virtud, créanlo o no, y Armandito tiene sentido común y algo de intenciones pacíficas, que tampoco es poco en este país de asesinos.

Alcaldes y Gobernadores que llamaron al confinamiento: Desde que fue instituida la elección de mandatarios locales por voto popular, esta debe ser la primera verdadera prueba de la validez de tal idea, pues se opusieron correctamente a la absurda decisión del gobierno de no sellar el país y confinarlo. En términos de jurisprudencia del poder, para llamarlo de alguna manera, este “boicot” de los mandatarios locales debe ser un hito que dejará secuelas, positivas en este caso. Colombia, gústele o no a los Presidentes y el poder central en Bogotá, tiene que moverse hacia una estructura de poder de “checks & balances” en donde el poder central de Bogotá sea neutralizado por el poder local de ser necesario. Ese balance de poder es saludable para la democracia colombiana pues, como en este caso, se neutralizó el abusivo poder de un gobierno central que quería matar a los habitantes con sus absurdas políticas de cielos abiertos y libre movimiento de la población. Solo cuando se tiene de presidente al títere de un genocida, como es el caso ahora, se descubren las ventajas de tal estructura de “checks & balances”, y gracias a Dios por eso.

Arturo Calle: En momentos de vida o muerte se conoce al caballero y a la gente con valores y principios. El empresario de la moda Arturo Calle entendió que este era el momento de que primara la vida y mandó a todos sus empleados a cuarentena con salario pago, un gesto que sobresale aún más dentro de un mar de empresarios tacaños y miserables como existen tantos en el mundo empresarial colombiano. Los ricos colombianos no han entendido que tenemos en frente un gran sándwich de mierda con cebolla y que TODOS vamos a tener que darle un mordisco a ese sándwich. Pues bien, Arturo Calle lo entendió y le ha dado un buen mordisco al sándwich, que es como debe ser.

La Hermana del Taxista Muerto por Coronavirus en Cartagena: El valor de esta mujer ha sido grande. Al revelar que tenia Coronavirus y que solo podía haberlo obtenido de su hermano enfermo, a quien cuidó, destapó toda la operación de encubrimiento del Gobierno para esconder los casos de personas infectadas, o lo que ya se conoce como “los falsos negativos del Coronavirus”, es decir, la maniobra del gobierno de Duque para esconder el número de contagiados y evitar asumir responsabilidades. Entre menos casos, menos necesidad de cerrar fronteras y economía y menos necesidad de preparativos de salud. Hasta que los gobiernos locales se sublevaron , el plan del gobierno era INVISIBILIZAR la epidemia, pero la ineptitud fue tal, que rápidamente el país se llenó de casos y ya después resultó imposible seguir ocultando la verdad. Todo esto se fue al traste cuando la hermana de Arnoldo, el taxista fallecido, declaró que estaba enferma y que el test que le habían practicado a su hermano antes de fallecer debía haber estado “mal hecho”. La realidad emergió primero por redes, y cuando se regó, al Gobierno no le quedó otra que admitir que se habían “equivocado”.

Los comentaristas en Redes: Nunca antes en el país se le había debido tanto a la gente que expusó la ineptitud del Gobierno en redes. Esa presión en redes sociales ha salvado vidas, ha cambiado la actitud del Gobierno. Las redes sociales como Facebook y Twitter se han convertido en un verdadero salvavidas en esta ocasión, cuestionando, criticando y velando por el prójimo. Las redes se han convertido, no solo en un lugar de aglutinamiento político, sino también en un espacio de solidaridad humana, de colaboración y soporte emocional en donde todo el mundo contribuye aunque sea un poco con una vivencia, un consejo, un dato que puede hacer la diferencia. Mientras los gobiernos son criminales, las redes sociales son, en su mayoría, muy humanas, son de buen corazón, y eso es lo que necesita este planeta.

“Reprobados”

Iván Duque: De todas las calamidades posibles, hemos tenido que enfrentar la peor estando en las manos del tipo más inepto que ha dado la política colombiana en toda su historia. De no ser por el liderazgo de los mandatarios locales y el de Gustavo Petro, este país se habría ido por el abismo de boca y maniatado. Es imposible para mi articular con palabras el tamaño del error que supuso la elección de este pobre diablo como presidente. Colombia no puede volver a cometer un error de estos. Un presidente tan malo como Duque hace que el país retroceda 20 años, y Colombia no puede dar tanta ventaja. Para todo problema que el país enfrenta, Duque siempre escoge la solución equivocada, la peor, quizá porque su único objetivo es gobernar para que el Establecimiento no se caiga, Uribe no se vaya preso y Petro no sea presidente en el 2022. Pero su estupidez e ineptitud es tal, que todo por lo que parece luchar, va a ocurrir: Uribe se va a ir preso, el Establecimiento se va a caer y Petro va a ser presidente en el 2022. Esa es la prueba de su ineptitud. No sirve ni para joder a Petro. Tan pronto las papas quemaron, lo tuvo que llamar pues el sabe en donde reside la reserva de inteligencia de este país. Duque no llamó a Petro para “unir al país” ante la adversidad, como dicen por ahí los medios. Lo llamó por INSTINTO DE CONSERVACIÓN. Duque sabe que Petro es 100 veces más el líder que él es y sabía a quién tenía que consultar teniendo el agua al cuello.
No solo Duque ha destronado a Pastrana como el peor presidente de nuestra historia sino que ha creado un nuevo récord que durará por décadas. Batir a Duque como el peor presidente de la historia de Colombia va a ser difícil, supremamente difícil. Y lo peor es que el muchacho es tan inepto, que ni siquiera sabe que puede renunciar. Duque es tan malo, ¡pero tan malo!, que si renuncia a la Presidencia sube puntos en mi tarjeta de puntuación.
Sí, así de malo es.

Alvaro Uribe: Se podría argumentar que la evaluación anterior de la labor de Duque es injusta pues el verdadero presidente es Uribe. Por lo tanto, a Uribe le cabe una gran responsabilidad de esta debacle llamada Iván Duque. Sus cagadas son las de Uribe. Sus ministros, son los de Uribe; sus decisiones, son las de Uribe. Sabiendo las limitaciones grandes de su “pollo”, ¿cómo es que Uribe no intervino antes para guiarlo en esta crisis? ¿Cómo pudo poner a la “Mandril” Arango de ministra del Interior cuando Uribe sabe de las limitaciones de esta pobre estúpida? ¿Cómo puede colocar a ineptos como Carlos Holmes de ministro (de lo que sea)?
Parte de la ineptitud de Duque reside en que este no sabe si lo que hace va a complacer a Uribe, y esa actitud de complacer a Uribe en todo ni hace ni deja hacer. De hecho, pareciera que las instrucciones que Uribe le ha dado a Duque han sido: “No hagas nada”, es decir, retrasar el ascenso de la izquierda en Colombia por vías de la negligencia. Esa es la única política clara del gobierno, la negligencia para todo, y también para proteger a Uribe de la Justicia. Tenemos un presidente cuya única tarea clara es impedir que Uribe y sus secuaces se vayan presos. Y Uribe, claro, también da instrucciones para no irse preso.
No existe peor combinación posible.

Alex Char: Lo que ha hecho la familia Char en esta crisis no tiene nombre. Después de 2 meses escondidos capeando el vendaval de la “Aida-politica” y la “Ñeñe-politica”, en donde ni siquiera fueron capaces de dar la cara y responder por las graves acusaciones que se les hacían, tan pronto nos pegó con todo la crisis del Coronavirus salieron a “comprar votos con mercados” bajo el disfraz de ayuda humanitaria. Este patético comportamiento de Alex Char y su corrupta familia es un insulto a Colombia, una bofetada a la inteligencia de los colombianos. ¿En verdad este turco ladrón y corrupto cree que a Colombia se le va a olvidar que los Char están metidos en todos los torcidos de Colombia de los últimos 5 años con algunos miles de mercados? Esos mercados que está regalando son apenas una fracción de lo que los Char acostumbran a regalar en época electoral, así que ni siquiera es valioso. Peor aún. Salió diciendo que él había pasado el sombrero entre sus amigos, y recogieron 56 mil mercados. ¿Quién le cree esa historia? ¿Por qué este hijueputa insiste en tratarnos como a unos imbeciles?
Yo quisiera saber quién es el colombiano decente al que se le ha olvidado los crímenes de la familia Char por haber visto que regalaba esos mercados? Invito a cualquier colombiano decente, honesto y con MORAL, a que me diga: “Felipe, yo estaba abrumado por la cantidad de escándalos que rodeaban a la familia Char, pero tan pronto los vi regalar esos mercados, cambié de opinión y ahora los considero unos grandes hombres”.
Ese colombiano no existe, nadie va a llegar a esa conclusión, nadie es tan estúpido. Esos mercados regalados son un insulto. Ni siquiera los muertos de hambre que los van a recibir van a hacer ese razonamiento.
Y para rematar, los Char subieron los precios de los artículos de primera necesidad en las Olimpicas, para cuadrar la caja de los mercados gratis. En otras palabras, ¡NO REGALARON UNA VERGA!
Colombia esperaba justicia, la renuncia de Arturo Char a la Presidencia del Senado y un ”mea culpa” de los Char, y en cambio recibió unos mercaditos de mierda como compra de votos. En otras palabras, los Char no dejan de comprar votos ni ante la amenaza de la muerte.
Ese gesto ruin y “carroñero” debería ser suficiente para bajarle el pulgar a esa familia para siempre.

La Gente “Bien” de Barranquilla: Y ya que estamos hablando de los Char, hablemos de los cretinos barranquilleros que organizaron una mega fiesta en el Country Club de Barranquilla en plena pandemia de Coronavirus.
En la larga lista de estupidos, huecos y banales de Colombia, la clase alta barranquillera ocupa el primer lugar. Entre la vanidad y la vida, un barranquillero de “bien” siempre escojera la vanidad. Y para reforzar esta idea, hicieron la susodicha mega-fiesta con invitados de uno de los países foco de la pandemia de Coronavirus, lo que prueba que está gente posee un cretinismo único y superlativo. Por ponerlo de otro modo, hicieron una fiesta para “matar barranquilleros”, porque hacer una fiesta de 600 personas, con españoles, en medio de una pandemia, solo puede ser interpretado como una fiesta para matar gente.
Esa fiesta es la forma que tienen los barranquilleros de “bien” de hacer masacres.
Y esta masacre pasará a la historia como “La Masacre Bailable del Country Club” y nadie nunca la va a olvidar.
Alguien que por favor vaya a Barranquilla y obofetee en la cara a esos idiotas y los meta presos por tentativa de homicidio. Un país pobre y atrasado como Colombia no puede darse el lujo de tener a esa clase de estupidos entre su dirigencia.

Luis Carlos Sarmiento: Mientras que los millonarios de todo el globo hacen donaciones para ayudar a mitigar el flagelo del Coronavirus, Sarmiento Ángulo fue y le tocó la puerta al gobierno para que este le diera un subsidio para capear el vendaval. En todas partes del mundo los gobiernos le están dando dinero al pueblo para que este sobreviva la cuarentena. En Colombia el Gobierno le dio plata a los ricos. Y el rico más rico de Colombia, el líder de los ricos, es Sarmiento.
Antes de que los gobiernos locales intervinieran y tomaran sus propias decisiones, el Gobierno decidió salvar el capital y dejar que muriera la gente, y eso fue así porque un presidente débil como Duque no puede vivir sin el apoyo de Sarmiento. Ese cachaco hijo de puta es el que sostiene y avala a este Gobierno, el único que en verdad lo apoya. Es su gobierno, es su títere, es su circo. Nunca antes un empresario de Latinoamérica había pedido tanto por una guillotina, como Sarmiento Ángulo. Si ese cachaco hijo de puta supiera que por gente como él es que ocurren las revoluciones en el mundo, seria más juicioso y generoso, pero su omnipotencia lo enceguese hasta para eso.
Colombia sigue esperando el billón de dólares de Sarmiento en forma de donación para ayudar a mitigar esta crisis.
Colombianos, esperen sentados.
Y a ti, Luis Carlos, te digo: Tranquilo, ya te caerá la cuchilla.

Alicia “La Mandril” Arango: Un ministro malo no es tan grave como un Presidente malo, pero la ineptitud de La Mandril Arango es verdaderamente corrosiva para el país. Sus declaraciones sobre la pandemia del Coronavirus no fueron estupidas sino CRIMINALES y debería pagar por ello. Decir que para qué cerrar a una ciudad si a esa ciudad todavía no ha llegado el Coronavirus no es de “vieja bruta” sino de “vieja criminal”, que es distinto. Como será de criminal La Mandril Arango que hace ver a Mafe Cabal como si fuese Blancanieves.
Y lo peor de todo es que su cara desfigurada por el Botox parece ser una prolongación de su carácter asesino y paramilitar. Si yo tuviera que dibujar el rostro de una asesina paramilitar, pintaría el rostro de La Mandril Arango. Su rostro es la cara del paramilitarismo en Colombia, un rostro tétrico, deformado, monstruoso, con ojos de culebra.
En el Olimpo de la criminalidad en Colombia, La Mandril Arango es la “Primera Dama”.

Noemi Sanin: La idea de Noemi Sanín de mandar para La Guajira a todos los enfermos de Coronavirus es una combinación entre desprecio, carencia de solidaridad humana y clasismo. “Que manden para ese desierto de mierda a todos los enfermos para que no nos contagien”, parece haber sido el mensaje, un mensaje triste, miserable, increíblemente desatinado de una persona que alguna vez fue candidata presidencial. Ese comentario lo hace alguien sin corazón, un hijueputa.
E hijueputa es Noemí, y mucho, y debemos darle las gracias porque nunca quedó de presidente, en especial, los guajiros.

El Pastor Arrazola y su mujer: ¿Qué hijueputa se aprovecha de una pandemia para subir un vídeo en redes pidiendo plata y ofreciéndole a los donantes 6 métodos de pago? ¿Quien hace parte de esta secta? ¿Quien es tan estupido? ¿Quien es el Dios de esta secta que solo se aplaca con plata?
El Pastor Arrazola no es un Pastor, es un estafador, un embaucador de almas, ese tipo debe ser procesado por estafa.
Estafadores han existido toda la vida, pero los seguidores de este Pastor tienen que ser los idiotas más grandes de Colombia.

Aprobados y Reprobados. Las crisis sacan los verdaderos colores de la gente, de eso no cabe la menor duda, y estos son dichos “colores”.

Tomado de la biografía de: Felipe A. Priast