7 de agosto: Independencia y con gran participación venezolana

La verdadera Independencia de la denominada Nueva Granada -hoy Colombia- se logró gracias a dos batallas en las que los protagonistas fueron venezolanos u otros extranjeros: El Pantano de Vargas y Boyacá.
La primera de ellas fue tan crucial, tan importante que si se pierde no habría habido la segunda y quizá todavía fuéramos una colonia española.

Un militar, nominado como candidato a la presidencia de República, Álvaro Valencia Tovar, en su libro Historia de las Fuerzas Militares de Colombia dice lo siguiente en relación con la importancia de tal combate:

-El triunfo del Pantano de Vargas se convierte en golpe mortal para la moral de los realistas. El Ejército de Barreiro se retira en derrota, abandonando a los heridos a su suerte. La lluvia y la oscuridad impiden que sus fuerzas sean arrasadas- indica el militar colombiano en uno de los apartes de su libro.
Más adelante señala que “la estrategia de Barreriro fue anulada por Bolívar”.

-Barreiro, lejos de inducir al adversario a una batalla en situación desfavorable, este se le había deslizado por el flanco en un movimiento audaz y brillante, dándole un golpe mortal por la espalda”- afirma
Pero esta batalla se perdía. El ejército patriota se hallaba rodeado, tomado entre dos fuegos y Bolívar desesperado, advirtió que la caballería realista entraba en combate.

-Ahora sí perdimos esto- dijo desconsolado pero…Entraron en acción los extranjeros, venezolanos y británicos:
El portal ECURED y el general Valencia Tovar, coinciden en que la intervención del coronel venezolano Juan José Rondón fue la verdadera “salvación de la Independencia”

-Bolívar les arrebató la victoria, por medió de la carga de caballería heroicamente conducida por el comandante Rondón, con los jinetes del Alto Llano de Caracas y los Guías de la Guardia al mando de Carvajal. El ejército real desalojado de sus principales posiciones, se retiró al obscurecer, bajo una lluvia torrencial, por el camino que había traído.. Esta fué una de las acciones más sangrientas y heroicas de la guerra. Los españoles volvieron a sus primitivas posiciones sensiblemente quebrantados. Los jefes de caballería Rondón, Infante y Carvajal, fuéron los principales héroes de la jornada, así como el coronel Rooke jefe de la Legión Británica, herido gravemente y muerto tres días después. Los independientes perdieron 104 entre muertos y heridos. Los españoles tuvieron cerca de 500- se señala en el portal

Gracias a esta singular victoria los planes de Barreiro se cayeron y no le quedó otro camino que marchar hacia Tunja para conseguir tropas de refresco.  La historia recuerda los nombres de los 14 laceros -15 con Rondón, 8 colombianos y 7 venezolanos- que hicieron posible el triunfo

Capitán Julián Mellao (Venezolano),Capitán Valentín García (Venezolano), Capitán Miguel Lara (Granadino), Capitán Domingo Mirabal (Venezolano), Capitán Celedonio Sánchez (Granadino), Teniente José de la Cruz Paredes (Venezolano), Teniente Rozo Sánchez (Granadino), Teniente Pablo Matute (Granadino), Teniente Pedro Lancheros (Granadino), Sub. Teniente Bonifacio Gutiérrez (Granadino), Sub. Teniente Saturnino Gutiérrez (Granadino), Subteniente Miguel Segovia (Venezolano), Subteniente Pablo Segovia (Venezolano), Sargento Inocencio Chincá (Granadino)

El desesperado viaje de Barreiro hacia Tunja para buscar refuerzos, tropa de refresco, fue aprovechado por Bolívar, quien le cerró el paso en el famoso Puente de Boyacá donde se dio la batalla final.

En la decisiva jornada participaron un batallón de colombianos bajo el mando de Francisco de Paula Santander y tres de venezolanos, dirigidos por el propio Bolívar, José Antonio Anzoátegui y Carlos Soublette.  En el tratado de Historia de Colombia de Henao y Arrubla -que es el que se reconoce en los medios educativos locales- se realza la importancia venezolana en la Batalla de Boyacá:

-Nada es comparable a la intrepidez con que el señor general Anzoátegui, a la cabeza de los batallones y un escuadrón de caballería, atacó y rindió el cuerpo principal del enemigo. A él se debe en gran parte la victoria- dice el texto.

Fue el Bicentenario que celebró el país el año pasado